‘Escondidos en Brujas’, violenta tragicomedia en Bélgica

in-bruges.jpg

Martin McDonagh, conocido dramaturgo británico, decidió dar el salto al cine con ‘Escondidos en brujas’, película extraña de clasificar.

Sus obras de teatro están caracterizadas por su gran brutalidad y violencia extrema, y es que él mismo ha reconocido que considera aburridas las obras de Shakespeare y se declara fan de Tarantino. Ya se había puesto detrás de las cámaras anteriormente con el corto ‘Six Shooter’, ganador del Oscar al Mejor Cortometraje.

La película está protagonizada por un excelente Colin Farrell, que seguramente realice el mejor papel de su carrera interpretando a Ray, un joven irlandés metido a mafioso que comete un error en su primer encargo, y el siempre efectivo Brendan Gleeson, que interpreta a Ken, mafioso entrado en años y protector de Ray. Curiosamente Gleeson es también el protagonista de ‘El irlandés’ y ‘Calvary’, películas dirigidas por el hermano mayor de Martin, John Michael McDonagh. Entre los secundarios se encuentra un Ralph Fiennes tan sobreactuado como soberbio, interpretando al jefe de ambos matones.

Colin Farrell In Bruges.png

Es difícil encontrarse con propuestas originales hoy en día, y ‘Escondidos en Brujas’ lo es. La trama no se desarrolla en Nueva York, Londres o París, sino en Brujas, ciudad medieval de Bélgica que sirve de perfecto escenario para lo que se nos quiere contar y que se convierte en un personaje más de la película. Los protagonistas no son criminales que vistan trajes caros y conduzcan coches de lujo, sino dos mafiosos de poca monta que han de esconderse en la ciudad por un tiempo y que discuten sobre temas tan banales como hacer turismo o emborracharse. Los diálogos están llenos de acidez, tacos e incorrección política (se permite la licencia de llamar cerveza gay a una cerveza pequeña, por no hablar de toda la escena sobre la guerra de los enanos vs el resto del mundo). Y, al igual que en sus obras teatrales, McDonagh imprime su sello de violencia, que no resulta gratuita, si bien es cierto que, cuando la escena lo reclama, no se corta en explicitud. Es una película que arriesga y que corría el riesgo de estrellarse, pero afortunadamente no fue así.

Otro de sus puntos fuertes se encuentra en la banda sonora, que corre a cargo del compositor Carter Burwell (‘Fargo’, ‘El gran Lebowski’, ‘Carol’) y encaja como un guante a la película, y en su metraje, 107 minutos en los que nada sobra ni falta.

El resultado es una ópera prima sobresaliente, una mezcla de thriller y tragicomedia tan oscura como humana.

Puntuación: 9/10

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s