‘The Florida Project’, la falsa ilusión del castillo de cartón piedra

Bria-Vinaite-and-Brooklynn-Kimberly-Prince-in-The-Florida-Project-1200x520.jpg

Sean Baker se ganó la confianza de la crítica con el estreno ‘Tangerine‘, película independiente que contaba con una prostituta transgénero de protagonista y cuyo principal reclamo fue haber sido grabada con un iPhone. Dos años después vuelve al celuloide con ‘The Florida Project‘, arriesgada cinta que explora, a través de los ojos de una niña, las miserias de los olvidados que aún sufren los efectos de la crisis económica, y que convierte a su director en unas de las voces más prometedoras del cine indie.

MW-FX308_florid_20171030233925_ZH.jpg

Moonee es una niña de seis años que pasa el verano en un motel muy próximo a Disney World Orlando. El motel y los alrededores constituyen para ella y sus amigos su particular patio de recreo, un patio marcado por una miseria social imperceptible para ellos al estar enmascarada tras el cristal opaco de la mirada infantil. Una mirada, la suya, tierna y mágica.

En esa realidad, la única que han conocido los personajes, se las apañan para divertirse. Intentan conseguir helados gratis, imaginan sus habitaciones ideales en casas decrépitas de una urbanización abandonada, o acuden puntualmente a observar a una señora mayor tomando el sol en topless. Todo constituye para ellos una aventura, manteniéndose alejados de esta manera de la marginación social que les rodea.

Sin embargo, la película deja entrever que, a pesar de todo, sí que son conscientes hasta cierto punto de su situación, tal y como refleja lo que le dice Moonee a su amiga en un determinado momento: “You know why this is my favorite tree? ‘Cause it’s tipped over, and it’s still growing.” Y es así como podría definirse la triste realidad de los personajes, árboles podridos que crecen hacia donde pueden y donde se les deja.

Dicha escena parece casi una antesala de lo que está por llegar, la pérdida de la infancia y su correspondiente paso a la edad adulta, aquella en la que todo lo que antes era una celebración se convierte en una sensación de injusticia y desesperanza, algo que Moonee experimenta con su primer y desconsolado llanto desconsolado, no siendo ya solo capaz de saber cuándo un adulto está a punto de llorar, sino entendiendo también el porqué de dicho llanto.

Critica_de_cine-Estrenos_de_cine-Premios_Oscar-Cine_283484807_64051210_1024x576.jpg

Los adultos, por el contrario, no corren semejante suerte. Sus vidas están infestadas de responsabilidades, estando al cuidado de niños a la espera de un marido que huyó de casa para jamás regresar, trabajando en empleos mal pagados en cafeterías o tiendas de regalos, o recurriendo a todo tipo de engaños para lograr pagar el alquiler.

Los adultos aparecen representados principalmente por dos personajes: Bobby, el gerente del motel, y Halley, la madre de Moonee.

Bobby intenta compaginar sus obligaciones como principal responsable del correcto funcionamiento del motel con el cuidado y la protección hacia sus huéspedes. En particular, hacia los niños que habitan en él, siendo una especie de guardián de su inocencia, lo que se percibe en escenas como en la que deja de lado la tarea de pintar la fachada del motel para acudir raudo ante la presencia de un posible pedófilo para echarlo del lugar. Un particular ángel de la guarda que, no obstante, acaba sucumbiendo y rendido ante las inclemencias que sufren los que le rodean, incapaz de preservar la inocencia de sus protegidos. La bondad del personaje se deja entrever en numerosos actos: prometiendo arreglar las lavadoras que no funcionan ante la indiferencia de sus usuarios, espantando a las aves que se plantan frente a la entrada para evitar que sean atropelladas, o prestándose a pagar el incremento de la tarifa de un motel contiguo en el que Moonee y Halley tenían que pasar una noche.

Halley, por su parte, es el personaje en el que más se aprecia la flaqueza moral, dispuesta a recurrir a engaños, robos y prostituirse para lograr dinero con el que poder pagar el alquiler, dispuesta a cualquier cosa por salir adelante, y fracasando en el intento. Sin embargo, es loable su empeño en lograr que su hija no sea consciente de la realidad que les rodea tomándolo todo como un juego, tal y como los castigos de limpiar un coche en el que ha escupido previamente o limpiar la habitación ante la visita de los servicios sociales.

fp2.jpg

La película cuenta con numerosos aciertos, entre los que se encuentran una narrativa que huye de una estructura formal y opta por ofrecer pequeños fragmentos que resumen las vivencias de los protagonistas, permitiéndonos observar de esta manera su devenir diario, una exquisita puesta en escena, saturada de colores cálidos y preciosos encuadres,  y una magnífica labor interpretativa por parte de todos los implicados, con unas extraordinarias Brooklynn Prince y Bria Vinaite y un maravilloso Willem Dafoe, nominado a mejor actor de reparto en la próxima edición de los Oscars. Sin embargo, no todos los aspectos del film están igual de logrados, pudiendo achacársele un constante subrayado de las miserias de sus protagonistas o una excesiva cantidad de escenas que no aportan nada y no hacen sino inflar el metraje.

La precariedad laboral, la ruina económica, las familias disfuncionales, la fatalidad de lo inevitable, el peso de ser adulto teniendo apenas veinte años. El inclemente sol de Florida, el arcoíris posado sobre el tejado púrpura del motel, los fuegos artificiales en plena oscuridad de la noche, la magia de ser niño. Es en esta dualidad donde la película crece, ofreciendo dos universos, Disney World Orlando y el motel, tan cercanos como alejados entre sí.

IMG_2763.jpg

En definitiva, ‘The Florida Project’, es un triste relato sobre el fin de la infancia que sirve a su vez de retrato de la clase marginal más afectada por la crisis, olvidada y apartada de la sociedad, con sus miembros refugiados en moteles de carretera cubiertos de pintura de colores, a un paso del paraíso prometido, pero privados de la pulsera para acceder a él.

Puntuación: 7,5/10

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s