‘Mute’, cyberpunk de baratillo

2560_3000.jpg

La estrategia de Netflix se basa en crear ruido. Esta estrategia, visceralmente opuesta a la de otras compañías como HBO, donde prima más la calidad que la cantidad, consiste en invertir gran cantidad de dinero (solo para este año tienen previsto gastar 8.000 millones de dólares en contenido original) en la producción de series y películas que se sumen a la plataforma de manera casi constante, de tal modo que estén siempre en boca de todos. El problema de este modelo es que, si bien desde el punto de vista económico está funcionando de maravilla, no ha repercutido aún en un verdadero impacto cultural.

Netflix se ha enfrentado desde el principio a numerosos obstáculos, siendo el principal de ellos convencer al público de que es posible disfrutar de una experiencia cinematográfica similar a la de una sala de cine desde el salón de su casa. Además, los espectadores están acostumbrados a que los estrenos que pasan directamente a VOD, sin estreno en cines, suelen ser películas con las que el estudio no ha quedado contento y no ha querido correr el riesgo de un batacazo comercial en taquilla. La solución para superar ambas barreras y convencer al consumidor parece sencilla: producir películas con cotas de calidad tan altas como las de cualquier estreno de cine.  Sin embargo, la mayoría de las producciones originales de Netflix  han sido recibidas hasta ahora de manera muy tibia por la crítica.

‘Mute’ no parece que vaya a ser la película que cambie esta dinámica, dado que lo que aquí nos encontramos es un quiero y no puedo.

MUTE_Unit_02087f1.0.jpg

La historia se sitúa en el Berlín del año 2056 y gira en torno a dos personajes: un hombre mudo cuya misión será encontrar a su novia desaparecida y un médico norteamericano de dudosa reputación cuyo principal deseo es abandonar la ciudad para volver a su país. Sus líneas argumentales no tardan en conectarse entre sí en los sórdidos ambientes berlineses, mostrando la decadencia moral del viaje en el que se han embarcado.

Duncan Jones llevaba más de diez años intentando sacar adelante el proyecto, pero nadie en la industria decidió apostar por él hasta que llegó Netflix. El director ha agradecido públicamente a la compañía que decidiese financiar la película y le otorgasen libertad creativa para desarrollarla. No obstante, una vez vista la película es comprensible el porqué de la dificultad para encontrar una productora que se arriesgase con el proyecto. Y es que ‘Mute’ es una rara avis por la temática que trata, queriendo abarcar demasiado, lo que provoca que existan muchos cambios tonales que le hacen un flaco favor a la cinta.

Resulta extraño que, llevando el cineasta tanto tiempo trabajando en el proyecto, la película tenga un guión tan falto de interés y una estructura tan caótica como la que presenta, hasta el punto de parecer que no tiene nada que contar o no está segura sobre la manera en qué contarlo. Si bien es cierto que los proyectos, cuando se alargan tanto en el tiempo, muchas veces pierden perspectiva y lo mismo Jones no ha realizado a día de hoy la película que hubiese realizado hace diez años. Por su parte, el ritmo narrativo tampoco ayuda, presentando el film un primer y segundo acto con demasiados altibajos y con necesidad de un pulido adicional, si bien es cierto que gana en su tercer acto, más elaborado y logrado.

imagenes-mute-pelicula-cyberpunk-netflix_25.jpg

Los personajes, por su parte, no aparecen desdibujados, pero sí que representan opuestos demasiado extremos entre sí, algo que llega a rozar lo ridículo en según qué situaciones y que provoca que desconectemos emocionalmente de sus conflictos. Personajes interpretados por un Alexander Skarsgård algo soso pero que cumple en el papel protagonista, un sorprendente Paul Rudd, muy alejado del registro al que nos tiene acostumbrados, y un inspirado Justin Theroux, quien tiene el papel con más matices y más interesante de los tres.

Las virtudes de la película no se limitan tan solo a la labor de sus actores, y es que visualmente es una cinta que cumple con creces. Hace unos meses, Duncan Jones subió a Twitter un interesante boceto en el que mostraba el diseño estético que quería imprimir al film. La película queda muy alejada de cualquier similitud con dicho boceto, ya que trasladar a pantalla las ambiciones estéticas de Jones  hubiese disparado el presupuesto, pero ello no impide que la estética visual del film esté muy conseguida dentro de sus limitaciones.

mute-unit-02544f1.jpg

En definitiva, ‘Mute’ es otra decepcionante producción de Netflix. Había mucho hype alrededor de ella por su director y temática cyberpunk, pero la película no ha logrado cumplir con las expectativas depositadas en ella. Su guión insípido, estructura confusa y falta de ritmo hunden este neo-noir futurista, pudiendo salvarse solo su aspecto visual y tercer acto.

Puntuación: 3/10

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s