‘You were never really here’, demonios internos y externos

Joe, ex-marine reconvertido en sicario especializado en liberar mujeres esclavizadas y explotadas sexualmente, recibe el encargo de rescatar a la hija de un político, hecho que desencadenará una espiral de violencia y brutales consecuencias.

Su desaliñado aspecto y cuerpo lleno de cicatrices reflejan a un ser roto, y es que sus traumas infantiles y experiencias durante la guerra le han convertido en un hombre herido, taciturno e asilado de la sociedad que vende sus servicios al mejor postor, encontrando en la violencia la única manera de refugiarse del sufrimiento y desquitarse de la carga que sufre a diario. La fractura del alma de Joe es tan profunda que le impide llevar una vida corriente, y hasta la más banal de las situaciones le rompe por dentro, como se evidencia en la escena en la que un grupo de chicas le piden que les haga una foto, lo cual desata un doloroso recuerdo, otro más, en su enfermiza mente.

Mientras que muchas películas optan por desvelar el pasado traumático del protagonista en los primeros compases, se opta aquí por mostrarlos con una inusual calma, desvelando lo justo al espectador para que sea él mismo quien vaya uniendo las piezas de este febril puzzle.

Joaquin Phoenix, acostumbrado ya a ponerse en la piel de personajes complicados, realiza una portentosa interpretación que logra hacer creíble la psicopatía del protagonista y su lucha, que en ocasiones tiene que ver más con sus demonios internos que con los externos que pueblan el relato.

Hay películas que no son aptas para todo tipo de público y ‘You were never really here’ es un buen ejemplo de ello.

Rodada sin apenas diálogos, son las imágenes y la música las encargadas de plasmar la crudeza del relato. Una puesta en escena alejada de lo habitual, que pasa de mostrar la violencia de manera gráfica y cruda en una escena a dejarla fuera de plano en la siguiente y juega con la psicopatía del protagonista para fundir lo real con lo onírico, recreando de este modo la cruda atmósfera en la que está sumido el personaje, amartillada a ritmo de música electrónica por cortesía de Johnny Greenwood (guitarrista del grupo Radiohead) o sumergiéndola en el más absoluto silencio.

Esta dualidad (ruido vs silencio, violencia gráfica vs fuera de plano, realidad vs alucinaciones) también está presente en el carácter de Joe, alguien capaz de encargarse de los cuidados de su anciana madre durante el día y de asesinar proxenetas a golpe de martillo por la noche (redención vs condena), así como en uno de los temas fundamentales del film: la insignificancia de vivir en este mundo. Un tema que, por el devenir de la historia, la película afronta con muchos claroscuros y es que, aun cuando le otorga a Joe un motivo para mantenerse con vida, se lo arrebata después para devolverlo al estado de verse resignado a dejarse morir. Sin embargo, al final del día, o, mejor dicho, al comienzo de él, sigue presente porque “hace un día estupendo“.

En definitiva, ‘You were never really here’ se aleja del típico relato de justiciero urbano, siendo una película que te entra a la fuerza a base de violentos golpes, turbia atmósfera y una portentosa actuación de Joaquin Phoenix.

Puntuación: 7/10

Anuncios

‘Mute’, cyberpunk de baratillo

2560_3000.jpg

La estrategia de Netflix se basa en crear ruido. Esta estrategia, visceralmente opuesta a la de otras compañías como HBO, donde prima más la calidad que la cantidad, consiste en invertir gran cantidad de dinero (solo para este año tienen previsto gastar 8.000 millones de dólares en contenido original) en la producción de series y películas que se sumen a la plataforma de manera casi constante, de tal modo que estén siempre en boca de todos. El problema de este modelo es que, si bien desde el punto de vista económico está funcionando de maravilla, no ha repercutido aún en un verdadero impacto cultural.

Netflix se ha enfrentado desde el principio a numerosos obstáculos, siendo el principal de ellos convencer al público de que es posible disfrutar de una experiencia cinematográfica similar a la de una sala de cine desde el salón de su casa. Además, los espectadores están acostumbrados a que los estrenos que pasan directamente a VOD, sin estreno en cines, suelen ser películas con las que el estudio no ha quedado contento y no ha querido correr el riesgo de un batacazo comercial en taquilla. La solución para superar ambas barreras y convencer al consumidor parece sencilla: producir películas con cotas de calidad tan altas como las de cualquier estreno de cine.  Sin embargo, la mayoría de las producciones originales de Netflix  han sido recibidas hasta ahora de manera muy tibia por la crítica.

‘Mute’ no parece que vaya a ser la película que cambie esta dinámica, dado que lo que aquí nos encontramos es un quiero y no puedo.

MUTE_Unit_02087f1.0.jpg

La historia se sitúa en el Berlín del año 2056 y gira en torno a dos personajes: un hombre mudo cuya misión será encontrar a su novia desaparecida y un médico norteamericano de dudosa reputación cuyo principal deseo es abandonar la ciudad para volver a su país. Sus líneas argumentales no tardan en conectarse entre sí en los sórdidos ambientes berlineses, mostrando la decadencia moral del viaje en el que se han embarcado.

Duncan Jones llevaba más de diez años intentando sacar adelante el proyecto, pero nadie en la industria decidió apostar por él hasta que llegó Netflix. El director ha agradecido públicamente a la compañía que decidiese financiar la película y le otorgasen libertad creativa para desarrollarla. No obstante, una vez vista la película es comprensible el porqué de la dificultad para encontrar una productora que se arriesgase con el proyecto. Y es que ‘Mute’ es una rara avis por la temática que trata, queriendo abarcar demasiado, lo que provoca que existan muchos cambios tonales que le hacen un flaco favor a la cinta.

Resulta extraño que, llevando el cineasta tanto tiempo trabajando en el proyecto, la película tenga un guión tan falto de interés y una estructura tan caótica como la que presenta, hasta el punto de parecer que no tiene nada que contar o no está segura sobre la manera en qué contarlo. Si bien es cierto que los proyectos, cuando se alargan tanto en el tiempo, muchas veces pierden perspectiva y lo mismo Jones no ha realizado a día de hoy la película que hubiese realizado hace diez años. Por su parte, el ritmo narrativo tampoco ayuda, presentando el film un primer y segundo acto con demasiados altibajos y con necesidad de un pulido adicional, si bien es cierto que gana en su tercer acto, más elaborado y logrado.

imagenes-mute-pelicula-cyberpunk-netflix_25.jpg

Los personajes, por su parte, no aparecen desdibujados, pero sí que representan opuestos demasiado extremos entre sí, algo que llega a rozar lo ridículo en según qué situaciones y que provoca que desconectemos emocionalmente de sus conflictos. Personajes interpretados por un Alexander Skarsgård algo soso pero que cumple en el papel protagonista, un sorprendente Paul Rudd, muy alejado del registro al que nos tiene acostumbrados, y un inspirado Justin Theroux, quien tiene el papel con más matices y más interesante de los tres.

Las virtudes de la película no se limitan tan solo a la labor de sus actores, y es que visualmente es una cinta que cumple con creces. Hace unos meses, Duncan Jones subió a Twitter un interesante boceto en el que mostraba el diseño estético que quería imprimir al film. La película queda muy alejada de cualquier similitud con dicho boceto, ya que trasladar a pantalla las ambiciones estéticas de Jones  hubiese disparado el presupuesto, pero ello no impide que la estética visual del film esté muy conseguida dentro de sus limitaciones.

mute-unit-02544f1.jpg

En definitiva, ‘Mute’ es otra decepcionante producción de Netflix. Había mucho hype alrededor de ella por su director y temática cyberpunk, pero la película no ha logrado cumplir con las expectativas depositadas en ella. Su guión insípido, estructura confusa y falta de ritmo hunden este neo-noir futurista, pudiendo salvarse solo su aspecto visual y tercer acto.

Puntuación: 3/10

‘Lady Bird’, el verdadero despegue de Christine

Greta Gerwig es una de las principales voces del cine indie desde su participación en ‘Frances Ha’ y ‘Mistress America’, cintas en las que también ejerció de co-guionista junto a su marido, el director Noah Baumbach. ‘Lady Bird‘ supone su primera película tras la cámara, un aclamado debut por el que ha recibido sendas nominaciones a mejor película y guión original en los Oscars.

Originaria de Sacramento, educada en una escuela católica solo para niñas y cuya madre se llama, al igual que la protagonista de la película, Christine. No son pocas las referencias de la película a la propia vida de la directora que, si bien ha desmentido que el film sea autobiográfico, sí que lo ha calificado como una carta de amor al Sacramento en el que se crió.

Gerwig demuestra ser una cineasta que sabe de lo que habla y entrega una película llena de inteligencia y humor, con diálogos exquisitos y una encantadora interpretación de Saoirse Ronan.

Christine se hace llamar “Lady Bird”, nombre que se ha dado a sí misma ante la incomprensión que le supone el hecho de que la gente se llame por los nombres que les han otorgado sus padres. Lady Bird vive en Sacramento, ciudad que ama sin saberlo y que considera que le corta sus alas y no le permite crecer y desarrollarse como ella desearía. A su mejor amiga, Julie, le une una verdadera amistad, pero la deja de lado para irse con otras compañías. Vive en casa de sus padres, con una madre severa y autoritaria y un padre más comedido y comprensivo. No aguanta a su madre, aunque la defiende cada vez que alguien critica su fuerte y complicado carácter. Adora a su padre, pero le pide que la deje unas manzanas antes de llegar al instituto porque se avergüenza de que la vean con él. Miente a sus amigas sobre dónde vive, aparentando vivir en la casa de sus sueños. Se escapa por la noche para yacer en la hierba junto al chico que le gusta y poder gritar más tarde de euforia en mitad de la carretera. Se enfrenta a los ideales católicos de su instituto comiendo hostias consagradas como tentempié o no dudando en defender su postura sobre el aborto en una conferencia. Da sus primeros pasos en el amor, unos primeros pasos que acaban resultando ser errados. Se debate sobre cuándo es el momento adecuado para perder la virginidad. Atraviesa buenos momentos, como las risas compartidas con Julie o el baile en la fiesta con Danny. Los compagina con otros no tan buenos, como las decepciones amorosas o las discusiones con su madre. Pequeños retazos vitales, confusos y caóticos.

Lady Bird no es ni buena ni mala; es tan solo una joven tratando de encontrarse a sí misma y su lugar en el mundo. Vive en el caos que supone ser adolescente e intenta hacer lo que considera correcto. Y esta locura y caos que supone la adolescencia es la esencia del film, porque la adolescencia no es más que eso: una búsqueda de identidad, de apariencia y, en ocasiones, hasta de nombre.

Vivir siendo nosotros mismos, con nuestras dudas, expectaciones y arrepentimientos, en una casa quizá no de ensueño pero a la que poder llamar hogar, con una madre difícil y un padre depresivo y en el paro, pero que nos quieran; no existe vergüenza en nada de eso. La vergüenza está en simular lo contrario. En esa aceptación radica el verdadero despegue de Lady Bird Christine, y no en el del avión rumbo a Nueva York.

En definitiva, ‘Lady Bird’ es una emotiva película sobre el caos de la adolescencia y el complicado paso a la madurez. Puede que no todos nos identifiquemos con el retrato del personaje, pero resulta complicado no hacerlo con su paso por una época de la vida tan particular, con sus obstáculos y dificultades y su correspondiente aprendizaje.

Puntuación: 7/10

‘The Florida Project’, la falsa ilusión del castillo de cartón piedra

Bria-Vinaite-and-Brooklynn-Kimberly-Prince-in-The-Florida-Project-1200x520.jpg

Sean Baker se ganó la confianza de la crítica con el estreno ‘Tangerine‘, película independiente que contaba con una prostituta transgénero de protagonista y cuyo principal reclamo fue haber sido grabada con un iPhone. Dos años después vuelve al celuloide con ‘The Florida Project‘, arriesgada cinta que explora, a través de los ojos de una niña, las miserias de los olvidados que aún sufren los efectos de la crisis económica, y que convierte a su director en unas de las voces más prometedoras del cine indie.

MW-FX308_florid_20171030233925_ZH.jpg

Moonee es una niña de seis años que pasa el verano en un motel muy próximo a Disney World Orlando. El motel y los alrededores constituyen para ella y sus amigos su particular patio de recreo, un patio marcado por una miseria social imperceptible para ellos al estar enmascarada tras el cristal opaco de la mirada infantil. Una mirada, la suya, tierna y mágica.

En esa realidad, la única que han conocido los personajes, se las apañan para divertirse. Intentan conseguir helados gratis, imaginan sus habitaciones ideales en casas decrépitas de una urbanización abandonada, o acuden puntualmente a observar a una señora mayor tomando el sol en topless. Todo constituye para ellos una aventura, manteniéndose alejados de esta manera de la marginación social que les rodea.

Sin embargo, la película deja entrever que, a pesar de todo, sí que son conscientes hasta cierto punto de su situación, tal y como refleja lo que le dice Moonee a su amiga en un determinado momento: “You know why this is my favorite tree? ‘Cause it’s tipped over, and it’s still growing.” Y es así como podría definirse la triste realidad de los personajes, árboles podridos que crecen hacia donde pueden y donde se les deja.

Dicha escena parece casi una antesala de lo que está por llegar, la pérdida de la infancia y su correspondiente paso a la edad adulta, aquella en la que todo lo que antes era una celebración se convierte en una sensación de injusticia y desesperanza, algo que Moonee experimenta con su primer y desconsolado llanto desconsolado, no siendo ya solo capaz de saber cuándo un adulto está a punto de llorar, sino entendiendo también el porqué de dicho llanto.

Critica_de_cine-Estrenos_de_cine-Premios_Oscar-Cine_283484807_64051210_1024x576.jpg

Los adultos, por el contrario, no corren semejante suerte. Sus vidas están infestadas de responsabilidades, estando al cuidado de niños a la espera de un marido que huyó de casa para jamás regresar, trabajando en empleos mal pagados en cafeterías o tiendas de regalos, o recurriendo a todo tipo de engaños para lograr pagar el alquiler.

Los adultos aparecen representados principalmente por dos personajes: Bobby, el gerente del motel, y Halley, la madre de Moonee.

Bobby intenta compaginar sus obligaciones como principal responsable del correcto funcionamiento del motel con el cuidado y la protección hacia sus huéspedes. En particular, hacia los niños que habitan en él, siendo una especie de guardián de su inocencia, lo que se percibe en escenas como en la que deja de lado la tarea de pintar la fachada del motel para acudir raudo ante la presencia de un posible pedófilo para echarlo del lugar. Un particular ángel de la guarda que, no obstante, acaba sucumbiendo y rendido ante las inclemencias que sufren los que le rodean, incapaz de preservar la inocencia de sus protegidos. La bondad del personaje se deja entrever en numerosos actos: prometiendo arreglar las lavadoras que no funcionan ante la indiferencia de sus usuarios, espantando a las aves que se plantan frente a la entrada para evitar que sean atropelladas, o prestándose a pagar el incremento de la tarifa de un motel contiguo en el que Moonee y Halley tenían que pasar una noche.

Halley, por su parte, es el personaje en el que más se aprecia la flaqueza moral, dispuesta a recurrir a engaños, robos y prostituirse para lograr dinero con el que poder pagar el alquiler, dispuesta a cualquier cosa por salir adelante, y fracasando en el intento. Sin embargo, es loable su empeño en lograr que su hija no sea consciente de la realidad que les rodea tomándolo todo como un juego, tal y como los castigos de limpiar un coche en el que ha escupido previamente o limpiar la habitación ante la visita de los servicios sociales.

fp2.jpg

La película cuenta con numerosos aciertos, entre los que se encuentran una narrativa que huye de una estructura formal y opta por ofrecer pequeños fragmentos que resumen las vivencias de los protagonistas, permitiéndonos observar de esta manera su devenir diario, una exquisita puesta en escena, saturada de colores cálidos y preciosos encuadres,  y una magnífica labor interpretativa por parte de todos los implicados, con unas extraordinarias Brooklynn Prince y Bria Vinaite y un maravilloso Willem Dafoe, nominado a mejor actor de reparto en la próxima edición de los Oscars. Sin embargo, no todos los aspectos del film están igual de logrados, pudiendo achacársele un constante subrayado de las miserias de sus protagonistas o una excesiva cantidad de escenas que no aportan nada y no hacen sino inflar el metraje.

La precariedad laboral, la ruina económica, las familias disfuncionales, la fatalidad de lo inevitable, el peso de ser adulto teniendo apenas veinte años. El inclemente sol de Florida, el arcoíris posado sobre el tejado púrpura del motel, los fuegos artificiales en plena oscuridad de la noche, la magia de ser niño. Es en esta dualidad donde la película crece, ofreciendo dos universos, Disney World Orlando y el motel, tan cercanos como alejados entre sí.

IMG_2763.jpg

En definitiva, ‘The Florida Project’, es un triste relato sobre el fin de la infancia que sirve a su vez de retrato de la clase marginal más afectada por la crisis, olvidada y apartada de la sociedad, con sus miembros refugiados en moteles de carretera cubiertos de pintura de colores, a un paso del paraíso prometido, pero privados de la pulsera para acceder a él.

Puntuación: 7,5/10

‘The Killing of a Sacred Deer’, la amistad con los errores del pasado

the-killing-of-a-sacred-deer-review.jpg

Yorgos Lanthimos se ha ganado a pulso el estatus que ocupa en el panorama actual.

Saltó a la fama con el estreno de ‘Canino‘, película inclasificable sobre un matrimonio cuyos tres hijos jamás han abandonado la casa en la que viven y son educados de acorde a las extrañas enseñanzas de sus padres. Esta extraña, divertida y exagerada película se hizo con el premio “Un Certain Regard’ en el Festival de Cannes.

No tuvo tanto éxito con su siguiente cinta, ‘Alps‘, drama psicológico sobre una enfermera que trabaja por las noches en un hospital atendiendo las necesidades de las familias que han perdido a sus seres queridos, pasando muy desapercibida.

Sin embargo, su siguiente film, ‘The Lobster‘, para el que contó por primera vez en su carrera con actores de renombre como Colin Farrell o Rachel Weisz, volvió a acaparar todas las miradas. La película, ambientada en un mundo distópico en el que los solteros son arrestados y enviados a un hotel en el que cuentan con un plazo de mes y medio para encontrar pareja o se les ejecutará, se hizo con Premio del Jurado en el Festival de Cannes y llegó a estar nominada a mejor guión original en los Oscars.

Dos años después, el director griego regresa con ‘The Killing of a Sacred Deer‘, thriller psicológico con elementos sobrenaturales al que el director vuelve a imprimir su particular estilo.

000e15c3-1600.jpg

La historia nos presenta a Steven y Anna Murphy, quienes llevan una acomodada e idílica vida. Él es un veterano cirujano y ella una respetada oftalmóloga, y ambos disfrutan de su matrimonio, sus dos hijos, y sus exitosas carreras profesionales. No obstante, sus vidas se verán sacudidas por la presencia de Martin, un extraño chico huérfano de padre con el que Steven mantiene una duradera y misteriosa relación, quien se verá obligado a tomar una drástica decisión.

Colin Farrell y Nicole Kidman se encargan de dar vida al matrimonio Murphy, ambos sobresalientes en sus papeles. No se queda atrás el joven Barry Keoghan interpretando al perturbado Martin, elaborando un personaje tan macabro como terrorífico. Entre sus secundarios cabe destacar a una olvidada Alicia Silverstone como la madre de Martin.

Lanthimos sigue siendo a sí mismo en esta obra, en la que se pueden observar varios rasgos característicos de su cine. Partiendo de una idea original, crea una refinada pero opresiva atmósfera que consigue provocar en el espectador una continua sensación de incomodidad, no sabiendo en determinados momentos si reír o no ante la absurda comicidad de ciertas escenas que en el fondo poco tienen de cómico, siendo éste desafiado continuamente durante el visionado. Estos elementos ya se encontraban en las anteriores películas del director, pero hay en ésta algo que difiere de sus previos filmes, y es la frialdad que parece envolver todo el conjunto, potenciando así la soledad y el desasosiego al que ha de hacer frente el protagonista. Por su parte, la fotografía de Thimios Bakatatakis y los acertados efectos de sonido no hacen sino ayudar a  construir dicha atmósfera.

El principal obstáculo al que ha de hacer frente un director tan radical como Lanthimos es el de perderse y acabar convertido en una parodia de sí mismo. Sin embargo, el cineasta no solo sale airoso una vez más, sino que lo hace con un estilo más refinado y que no duda en inspirarse de cineastas como Michael Haneke. Quizá la mayor pega que se le pueda poner a la película es la falta de una crítica más ácida y visceral a la sociedad actual, tal y como acostumbra a hacer el director. No es que en esta película no haya ninguna, pues hay varias fácilmente apreciables, pero no llega a meter tanto el dedo en la llaga como sí hizo en ‘Canino’ y ‘Langosta’. No por falta de valentía, eso seguro, sino porque la historia discurre por diferentes derroteros.

the-killing-of-a-sacred-deer-08.jpg

En definitiva, ‘The Killing of a Sacred Deer’ es una tragedia griega disfrazada de thriller psicológico. Incómoda y perturbadora, hace que uno casi se sienta culpable de disfrutar de su visionado, lo que demuestra que Lanthimos sigue igual de despiadado y provocador que siempre.

Puntuación: 6,5/10

 

‘Madre!’, una granada al espectador

mother-lead.jpg

Darren Aronofsky nunca ha sido un director muy convencional y su obra, dados sus impulsos creativos, entraría en la categoría conocida como cine de autor. Se empezó a dar a conocer ya con su primera película, ‘Pi, fe en el caos‘, que le valió el premio a Mejor Director en el Festival de Sundance, alcanzando la fama mundial con su segundo film, ‘Réquiem por un sueño‘, hoy en día convertido en película de culto. Las primeras críticas le llegaron con ‘La fuente de la vida‘, que no contó con el beneplácito ni de la crítica ni de parte del público, aunque hubo numerosos espectadores que no dudaron en catalogarla en su momento como obra maestra inmediata. Volvió a complacer a crítica y público con sus dos siguientes películas, ‘El luchador‘ y ‘Cisne negro‘, alzándose la primera con el León de Oro en el Festival de Venecia y la última con la nominación a Mejor Película en los Oscars. Su primer fracaso, o al menos el más rotundo a día de hoy, es  ‘Noé‘, adaptación literal de la historia bíblica que defraudó a casi todo el mundo, si bien su recaudación en taquilla no se resintió en absoluto por las malas críticas.

Había mucha curiosidad por el rumbo que iba a tomar el director tras la acogida que tuvo por ‘Noé’, a lo que también contribuyó el secretismo con el que se mantuvo el rodaje de ‘Madre!‘ y las declaraciones del propio director antes del estreno en las que afirmaba que la gente había dejado de dirigirle la palabra después de haber visto la película y que su intención había sido “lanzar una granada a la cultura popular”. Pues bien, lo que ha hecho en realidad es lanzar una granada al espectador.

screen-shot-2017-09-13-at-8-44-51-am.png

Lo primero que hay que dejar claro es que ‘Madre!’ no es una película fácil de ver. Es algo que quedó patente desde su estreno en la pasada edición del Festival de Venecia, donde fue recibida con fuertes pitidos y abucheos (muchos dicen que fue la primera vez que se había escuchado algo semejante en Venecia). Su estreno en salas no fue mucho mejor, recibiendo la temida calificación F en Cinemascore, lo que hizo que director y estudio saliesen al paso declarando públicamente que eran plenamente conscientes de la película que habían hecho y que ya esperaban la polarización con la que fue recibida la cinta. Aquí hay que agradecer a Paramount que se hayan lanzado a financiar una película tan suicida desde el punto de vista comercial como puede ser ésta, más en estos últimos tiempos en los que los estudios cada vez arriesgan menos con sus proyectos.

El hecho de que no sea una película fácil de ver no es algo necesariamente malo, De hecho, en determinados casos es algo de agradecer, pero sí que puede echar para atrás a potenciales espectadores que vayan dispuestos a ver un thriller o película de terror al uso. Se dice que es una película de difícil visionado por lo extremo de su propuesta, su abrumador repertorio de metáforas, algunas más sutiles y logradas que otras, y por las variadas lecturas que se pueden extraer de la historia, exigiendo al espectador que esté prestando atención en todo momento a lo que ocurre en pantalla para intentar desgranarlo, lo que puede acabar resultando agotador.

1366_20001.jpg

Desde el punto de vista técnico, no queda sino alabar la labor de Aronofsky, tanto por su claridad de ideas como por la forma de plasmarlas en pantalla, y es que su puesta en escena abusando de primeros planos consigue transmitir a la perfección el agobio y la indefensión a la que se ve sometida el personaje de Lawrence. Todo está muy cuidado en esta película, incluyendo el uso que se le da a la estructura de la propia casa para generar mayor confusión en el espectador. Es una cinta que merece la pena ser vista en pantalla grande si se quiere apreciar en su plenitud, pues esconde mucho más de lo que pueda parecer a juzgar por los tráilers.

No se queda atrás el trabajo de una formidable Jennifer Lawrence, sosteniendo la película prácticamente ella sola y que seguramente se encuentre ante el papel más complejo de su carrera, muy alejado a lo que nos venía acostumbrado últimamente, más cercano al cine de acción, y que demuestra gran coraje por su parte, ya que no muchas actrices de su estatus hubiesen aceptado un papel tan arriesgado como éste. A su lado se encuentra un siempre eficaz Javier Bardem, que en esta ocasión vuelve a demostrar que es un seguro contar con él en cualquier producción. A ambos los acompañan actores de gran nivel, entre los que se incluyen Ed Harris, Michelle Pfeiffer Domhnall Gleeson, todos ellos más que correctos en sus papeles.

Sin embargo, no todo funciona en la película, y el punto más débil de ella viene dado precisamente por su ambición, y es que intenta abarcar tanto y tantos géneros a la vez que en ocasiones no se tiene muy claro si lo que se está viendo es un drama familiar o una película de terror. Así mismo, lo que se muestra en pantalla es tan extremo que en determinados momentos puede llegar a parecer una comedia involuntaria.

1366_2000.jpg

SPOILER

Como ya se ha mencionado anteriormente, es posible extraer varias lecturas sobre el significado de ‘Mother!’.

Según una primera lectura, la película no mostraría más que la relación existente entre el autor y su musa, interpretando Bardem al autor, un poeta en pleno bloqueo creativo, y Lawrence a su musa. Este matrimonio tradicional entre el autor y su musa aparece representado por el carácter egoísta del primero que, con el único fin de dar luz a su creación y satisfacer así a sus seguidores, le llevaría a exprimir a su musa, siendo tan solo el vehículo para tal fin y viéndose obligada a despojarse incluso de su corazón. Ya desde el principio aparecen numerosos detalles en los que se puede vislumbrar la dinámica de la relación y cómo él antepone las necesidades de sus seguidores a las de su mujer, como es el hecho de invitar a pasar la noche a un fan (Ed Harris) sin consultarle antes a ella o el no dudar en abandonar la cena que ella ha preparado para atender a la improvisada rueda de prensa que tiene lugar en el porche de la casa. También se establece, y no precisamente de manera muy sutil, el impacto que tienen estas terceras personas en la relación, quienes no dudan en invadir y destrozar el hogar que ambos comparten, ya sea pintando paredes o destruyendo sin contemplaciones el mobiliario. El principal problema de esta lectura es que resulta algo pobre dado que no es capaz de dar respuesta a muchos de los acontecimientos de la película.

De acuerdo a una segunda lectura, quizá la más obvia, ‘Madre!’ sería una particular interpretación de la Biblia, en la que Bardem interpretaría al mismísimo Dios (una pista a este respecto es que su personaje, Him, es el único que aparece con la primera letra en mayúscula en los títulos de crédito), creador de El Jardín del Edén, simbolizado por la casa en la que vive junto a Lawrence, que recibe la visita del primer hombre (Adán), al que daría vida Ed Harris, y de la primera mujer (Eva), encarnada por Michelle Pfeiffer. A pesar de la oposición por parte del personaje de Lawrence, ambos insisten en intentar acceder al despacho de Bardem y acaban destruyendo una piedra de cristal que simbolizaría la fruta prohibida. Posteriormente aparecen los hijos de ambos, Caín y Abel, derramando la primera sangre cuando uno de los hermanos asesina al otro. Tras este hecho, el personaje de Bardem logra superar su bloqueo creativo y culmina su obra, la cual cuenta con numerosos adeptos o fieles, llegando a crearse una especie de religión que no hace sino volver a desatar el caos y la guerra tras la aparente tranquilidad que parecía haberse apoderado de la casa. Tras haberse anunciado previamente que el personaje de Lawrence estaba embarazada, ésta da a luz al hijo de ambos, el hijo de Dios, en medio de la vorágine de violencia que se sucede en la casa. En una determinada secuencia, observamos cómo el bebé es robado de las manos de su madre para ser entregado por él a los fieles que tanto ansiaban verlo, quienes en pleno frenesí rompen el cuello del bebé para acabar devorándolo, en un claro guiño al pan y el vino como cuerpo y sangre de Cristo. Si bien son numerosas las pistas que indican que esta lectura sería la más apropiada, deja un importante cabo suelto: quién sería el personaje interpretado por Lawrence.

Existe una tercera lectura según la cual ‘Madre!’ no es sino una historia sobre la Madre Naturaleza, interpretada por Lawrence, y el modo en que el ser humano se relaciona con ella, siendo la Biblia tan solo un medio para darle estructura al film. Esta conclusión se puede extraer de lo expresado por el propio director: “Hay elementos totalmente bíblicos, pero es la estructura del filme lo que coge de la Biblia, usándola como un mecanismo para analizar cómo los humanos han vivido aquí en la Tierra“. Según esta visión, queda patente que Aronofsky no tiene en mucha estima al ser humano, al que acusa de  vivir en una sociedad enferma (guerras, fanatismo, trata de esclavos… casi todas las miserias de ser humano tienen cabida en pantalla) y superpoblada que no ha prestado ninguna atención o cuidado a su hogar, la madre Tierra, y cuyos excesos no han hecho sino maltratarla hasta el extremo.

FIN DEL SPOILER

Mother_LEAD_0.jpg

En definitiva, ‘Madre!’ es un bello ejercicio de estilo repleto de metáforas y variadas lecturas que no duda en provocar e irritar al espectador, al que le exige un gran nivel de atención durante todo el metraje si quiere disfrutar de todo lo que ofrece la película. Posiblemente sea la propuesta más valiente y arriesgada que se vaya a ver este año. Solo por ello, merece nuestro aplauso.

Puntuación: 7,5

‘Kingsman: El círculo de oro’, más es menos

1366_2000.jpg

Matthew Vaughn, una vez dejó el mando de ‘X-Men: Días del futuro pasado’ a Bryan Singer, se puso manos a la obra con la adaptación del cómic ‘Kingsman: Servicio secreto‘ de Mark Millar y Dave Gibbons, en lo que resultó una de las cintas de acción más frescas y salvajes de los últimos años, una especie de película de James Bond muy pasada de rosca.

Tres años después estrena su secuela, ‘Kingsman: El círculo de oro‘, película que mantiene el tono de la anterior y amplia su universo, pero que adolece del factor de sorpresa con el que contaba aquélla.

1366_2000 (1).jpg

La película comienza con la destrucción de la agencia secreta Kingsman, recurso ya visto en multitud de películas de este tipo, dejando a los protagonistas supervivientes con la misión de averiguar quién se encuentra detrás de dicho ataque. En el proceso descubren otra organización de espías, llamada Statesman, paralela a Kingsman pero ubicada en Estados Unidos. Ambas organizaciones unirán sus esfuerzos para luchar contra los responsables del ataque, cuyos planes no se detienen ahí.

En esta entrega se introducen una serie de personajes nuevos, interpretados por actores de la talla de Julianne Moore, Jeff Bridges, Channing Tatum, Halle Berry o Pedro Pascal, componiendo un reparto estelar. También volvemos a ver a numerosos personajes de la primera entrega, entre ellos a Harry, una resurrección que debería haber supuesto una sorpresa para el espectador tal y como deseaba Matthew Vaughn, pero que tanto tráilers como pósters arruinaron desde que vieron la luz hace meses.

Así mismo, muchos de los elementos del anterior film siguen presentes en esta secuela, tales como el humor absurdo (ojo a todo lo que rodea el cameo de Elton John), las vertiginosas escenas de acción o la violencia explícita de las mismas. Sin embargo, se aprecia cierta dejadez que no se vislumbraba en la primera entrega, como si los chistes estuviesen menos elaborados y no se hubiese intentado recrear una escena de acción tan icónica como la de la iglesia de la primera entrega.

Lo que no se le puede negar es que no logre su objetivo, que en una película de este calibre no es otro que entretener. A ello ayuda un ritmo endiablado, a pesar de que se vea algo afectado por un metraje excesivo, el carisma de sus personajes y la labor de su elenco. Sin embargo, el resultado final no deja de ser una simpática y entretenida cinta con una historia intrascendente y que acaba pagando sus excesos y descuidos. Algo que, teniendo en cuenta quién es su director y la calidad de la anterior entrega, no deja de ser decepcionante.

descarga.jpeg

En definitiva, ‘Kingsman: El círculo de oro’ es una digna secuela pero que queda por detrás de su predecesora. Si bien resulta muy entretenida, su apuesta por la acción y el humor gamberro, dejando de lado historia y personajes, no acaba de sentarle del todo bien.

Puntuación: 5/10

’A Ghost Story’, el edén vs la vida pasada

GhostStory-e1500570668469.jpg

Cuatro años después de ‘Ain’t Them Bodies Saints‘, el director David Lowery y los actores Casey Affleck y Rooney Mara vuelven a unir sus fuerzas en esta arriesgada cinta de cine independiente que tan buenas críticas cosechó en la última edición del Festival de Sundance.

ghoststory2.jpg

La historia nos presenta a C, un músico cuya carrera no está pasando por su mejor momento, y a su pareja M. Ambos viven en una casa suburbana de una población rural estadounidense, que M desea abandonar para mudarse, pese a la reticencia de su marido. Un día, C sufre accidente de tráfico del que no consigue salir con vida, pero su espíritu, una vez está el cadáver en el hospital cubierto por una sábana blanca, vuelve en sí y decide regresar a la casa que ambos compartían.

El director mexicano Guillermo del Toro una vez dijo que toda película se compone a la vez de tres películas: la que el estudio desea producir, la que el director desea rodar y la que el público quiere ver. Mi principal problema con ‘A Ghost Story‘ es que la cinta que yo quería ver seguramente no sea la misma que Lowery quería dirigir. Por una parte, me fascina todo lo relacionado con la pareja protagonizada por Affleck y Mara, quienes apenas cuentan con minutos en pantalla, pero que necesitan de tan solo unas escasas escenas para reflejar la intimidad y el conflicto existente en la pareja, así como la impotencia del protagonista ante la imposibilidad de intervenir en el duelo de su pareja y cómo observa la vida que ella lleva una vez acepta la muerte de su amante. Sin embargo, me cuesta conectar con la película cuando se aleja de este escenario para adentrarse en el terreno del fantasma enclaustrado en dicho espacio junto a los sucesivos personajes que habitan dicha casa.

La forma cobra en esta película gran importancia, y pocas críticas se le pueden achacar al respecto, ya que todo en la cinta está muy cuidado: desde la apropiada banda sonora de Daniel Hart y la preciosa fotografía de Andrew Droz Palermo hasta el formato 1:33:1 con bordes redondeados, que no hace sino potenciar la sensación de claustrofobia y angustia del fantasma.

a-ghost-story-film-cinema-adelaide-review-800x567.jpg

En definitiva, ‘A Ghost Story’ es una cinta que no agradará a todo el mundo por su atípico planteamiento, pausado ritmo y escaso diálogo, pero que supone un triunfo del cine independiente por su elegancia, ambición temática y emotivo discurso, sin quedarse en ser solo en un bonito ejercicio de estilo. David Lowey ha venido a decirnos que los fantasmas existen, pero que no son cómo imaginábamos.

Puntuación: 6/10

‘IT’, el miedo de no ser adulto

landscape-1490698212-it-movie-pennywise.jpg

27 años después (ay, la ironía) de la miniserie de televisión, llega a las pantallas esta nueva adaptación de la novela homónima de Stephen King.

En un principio, el proyecto recibió críticas por parte del público por considerarse que el formato cinematográfico no era el ideal para plasmar todos los eventos que suceden en el libro y que hubiese sido preferible optar por una miniserie. La dimisión de Cary Fukunaga, en pleno auge tras su labor en ‘True Detective’, por diferencias creativas con el estudio tampoco ayudó a pensar que Warner fuese a ser capaz de sacar adelante la película. A pesar de estas dificultades iniciales, la cinta ha obtenido grandes críticas desde su estreno y ha sido un auténtico éxito en taquilla, convirtiéndose en el mejor debut histórico durante el mes de septiembre en Estados Unidos, lo que ha llevado al estudio a anunciar que ya está en preparación su secuela, con vistas a su estreno en 2019.

Movie-Cast-2017.jpg

La película cuenta con dos partes muy diferenciadas entre sí. Por un lado, la cinta muestra el día a día de la entrañable pandilla de amigos que es El Club de los Perdedores en el pequeño pueblo de Derry, la amistad que surge entre ellos y los diferentes obstáculos a los que han de enfrentarse, tales como matones en el instituto, padres abusivos o el descubrimiento del primer amor. En este aspecto la película es intachable, plasmando perfectamente la vida y los pormenores de este grupo de amigos con una recreación soberbia el estilo de vida de finales de los ochenta. Es aquí, cuando la película resulta más entrañable y emotiva, donde tiene más fuerza, siendo una especie de versión más oscura y adulta de ‘Cuenta Conmigo‘. Por otro lado está todo lo relacionado con Pennywise, una criatura con aspecto de payaso que se aparece cada veintisiete años para alimentarse de los miedos de los niños.

Como ocurre en muchas novelas de Stephen King, los monstruos son lo de menos, por muy aterradores que resulten a primera vista. El verdadero terror no se esconde en Pennywise, sino que se encuentra bajo la superficie de ese pueblo aparentemente corriente en forma de padres que sobreprotegen a sus hijos, los ignoran o abusan de ellos. Una vez más, la búsqueda del terror en algo sobrenatural carece de sentido, yaciendo éste en los miedos, miserias y atormentadas vidas de los personajes.

Screen_Shot_2017_03_29_at_2.11.45_PM.0.png.jpg

La labor de Andrés Muschietti detrás de las cámaras es más que digna, lo que, sumado al envidiable trabajo de Chung-hoon Chung cargo de fotografía, hace que la película luzca de maravilla y poco se puede objetar respecto a la puesta en escena.

Sin embargo, es difícil no preguntarse cómo habría sido la versión de Cary Fukunaga. En un primer momento, el estudio aludió a cuestiones presupuestarias como elemento conflictivo, sin embargo el director ha mantenido que la razón no fue ésta, sino el hecho de que Warner buscaba darle un enfoque más comercial a la película. Fukunaga pretendía dotar a la cinta de una mayor carga de terror psicológico, mientras que Warner buscaba una aproximación al terror más directa, lo que ha dado lugar a la principal crítica que se le puede achacar a la película: el abuso del susto fácil que no añade nada a la historia. A pesar de no haber logrado estar en la silla de dirección, se han mantenido ciertas ideas suyas que han resultado ser muy efectivas, tales como el aspecto victoriano del payaso.

Por su parte, la elección de los actores no podría ser más acertada, puesto que todos están perfectos en sus papeles y aportan un gran carisma a sus personajes, logrando de este modo que nos impliquemos con ellos y lo que les sucede. Es cierto que algún personaje aparece algo desdibujado y no todos ellos tienen un desarrollo igual de trabajado, pero sí que se logra plasmar con esmero la amistad que surge entre ellos y los lazos que los unen. Mención especial merece Bill Skarsgård como el icónico Pennywise, cumpliendo con holgura tan complicado papel y sin caer en ningún momento en el ridículo.

it-movie-pennywise-losers.jpg

En definitiva, ‘IT‘ es una magnífica adaptación de la novela de Stephen King, que encuentra sus puntos fuertes en la recreación de la época y el carisma de sus protagonistas, adoleciendo solo de recurrir al susto fácil con mayor frecuencia de la que hubiese sido recomendable.

Puntuación: 7,5/10

‘Manchester by the Sea’, dolor frente al mar

mbts_2711_credit_-claire-folger-courtesy-of-amazon-studios-and-roadside-attractions1467243361

La carrera cinematográfica de Kenneth Lonergan ha sido un tanto peculiar. Empezó por todo lo alto en el año 2000 con ‘Puedes contar conmigo‘, obteniendo buenas críticas y una nominación al Oscar por su guión, pero su siguiente película, ‘Margaret‘, se vio envuelta en una complicada postproducción y tuvieron que pasar seis años desde la finalización del rodaje hasta su estreno. Ahora vuelve con ‘Manchester by the Sea‘, melodrama familiar con toques de cine independiente nominado a seis Oscar, incluyendo mejor película y director.

La historia nos presenta a Lee Chandler, fontanero que lleva una infeliz existencia en Boston: apenas tiene trato con sus clientes, no muestra interés por ninguna mujer y se pasa las noches bebiendo a solas en un bar. Una mañana recibe una inesperada llamada del hospital informándole de que su hermano Joe ha sido ingresado, de modo que conduce rápidamente de vuelta a su pueblo natal, pero, al llegar, se encuentra con que Joe ya ha fallecido. Una vez allí, se encarga del testamento de su hermano y descubre que ha sido asignado como tutor de Patrick, su sobrino, del que deberá hacerse cargo en tan difícil situación. Sin embargo, Lee se muestra incapaz de sobrellevar dicha carga debido a cierto trágico suceso de su pasado.

La película, con una sencilla pero efectiva puesta en escena, nos muestra un desgarrador y conmovedor relato cocido a fuego lento en el que el protagonista, un hombre roto, paralizado por la culpa y abandonado a la vida, se ve obligado a regresar a su Manchester natal y hacer frente a su dramático pasado. Con semejante historia, hubiese sido fácil tirar de sentimentalismo y buscar la lágrima fácil, pero uno de los aciertos de la película es hacer precisamente justo lo contrario. La tragedia se camufla con bromas, los eventos dramáticos se muestran de manera cruda, y el dolor se observa en los pequeños detalles (sirva como ejemplo la escena de Patrick ante las fotografías de su tío).

La sensación de impotencia no saber cómo actuar en determinadas situaciones, las diferentes formas de enfrentarse a la pérdida (ya sea a base de puñetazos en un bar o de mantener en funcionamiento un barco), la certeza de que hay heridas que no se cerrarán jamás, el ligero pero siempre presente atisbo de esperanza, el sentimiento de culpa aun sin estar seguro de si realmente se pudo hacer algo para evitar el transcurso de los acontecimientos; todo está presente en esta estremecedora y conmovedora película en la que también hay lugar para la ternura y el humor.

Casi todo el peso de la cinta recae en hombros de Casey Affleck, actor que hasta ahora había mostrado su mejor cara en ‘El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford‘, pero que aquí da un paso más reflejando el vacío existencial del protagonista a través de una contenida y excelente interpretación. Sentimos en todo momento su impotencia, dolor y lucha interior ante la situación que tiene delante, sin caer en ningún momento en excesos melodramáticos. Junto a él se encuentran un sorprendente Lucas Hedges dando vida a Patrick, el siempre solvente Kyle Chandler como Joe y una inconmensurable Michelle Williams interpretando a la ex-mujer de Lee, quien apenas necesita un par de escenas para desplegar su enorme talento.

Además de la puesta en escena y las actuaciones, la peculiar belleza del pequeño pueblo costero en el que tiene lugar la historia y la bonita banda sonora de Lesley Barber ayudan a dotar a la cinta de ese clima de melancolía y tristeza que la rodea.

ManchesterbytheSea_Trailer.jpg

En definitiva,  en ‘Manchester by the Sea’ contención y sutileza se dan la mano para crear un pausado y desgarrador drama que te sumerge en la desolación de su protagonista. Una película en la que las risas duelen y las lágrimas queman. Tan cruel como honesta.

Puntuación: 7/10